Nuestra Guía de Valoración de las vajillas de porcelana

Nuestra Guía de Valoración de las vajillas de porcelana

 

A la hora de escoger nuestras vajillas, seguimos un proceso que nos garantice su alta calidad , su buen estado de conservación en relación con su antigüedad, y la posible demanda del diseño entre nuestros clientes.

La demanda varía y depende de las tendencias, las épocas del año y otros factores. En este momento nos centraremos en los puntos claves como son: la calidad de las piezas, su origen, antigüedad y estado de uso.

Identificamos el fabricante por los sellos y marcas en las piezas, el nombre del diseño, así como su fecha de fabricación. Algunos diseños icónicos son fabricados durante décadas y son los sellos los que van cambiando con los años, así podemos ajustar el periodo en que se fabricó.

Nuestro interés se centra en las piezas fabricadas en Europa, tanto en porcelana, como cerámica y sus variantes. 

Una vez identificadas, se inspeccionan detenidamente. Nos fijamos en: 

  • los pequeños accidentes y golpes que puedan tener
  • si ha sido restaurada,
  • si existe "craquelle" en la superficie de la pieza,
  • si el esmalte está desgastado
  • si la superficie está dañada por ligeras rayaduras en el esmalte
  • si existen manchas en las piezas
  • si ha perdido parcial o totalmente el dorado o plateado del filo, si lo hubiera
  • el número de piezas, completa o no, 
  • su antigüedad y funcionalidad
  • su estética general

Todos estos aspectos afectan a la valoración de un conjunto de platos, una vajilla, o una pieza individual. 

Por último, reconocemos las oportunidades de ciertas vajillas que son difíciles de localizar y que se encuentren en un "buen estado vintage". Es decir, que esté proporcionada su antigüedad con el estado general de la vajilla, por su buena conservación en vitrinas, entre fieltros, y/o por su poco uso anterior. Estas son nuestras preferidas y las que constantemente buscamos rescatar para que continúe su historia.